Software de aplicación para robots

Todos los robots disponen de un software (llamado “software de aplicación”) instalado en el mando de programación, que permite realizar las siguientes operaciones:

  • Crear y gestionar una base de datos de modelos (creación, modificación, eliminación y copia)
  • Definir la posición de recogida, posición de depósito, posiciones adicionales de la trayectoria del robot, datos numéricos, de texto, binarios (sí/no), etc.
  • Todos estos datos caracterizan al modelo y permanecen asociados a él, de manera que se minimizan los tiempos de configuración de los modelos creados anteriormente

El software de aplicación interacciona con el software del robot, filtrando y remodelando la información que recibe el operador, de modo que éste pueda tener bajo control todos los datos necesarios para el funcionamiento del equipo y ningún otro, sin tener que estar al tanto de todos los datos relativos al sistema operativo nativo del robot. En cualquier caso, es posible pulsando un único botón pasar del ambiente “software de aplicación” al “software del robot” para acceder a todas las funciones facilitadas por el fabricante.

Además, el software de aplicación contiene una sección para la gestión de las alarmas y otra dedicada al mantenimiento programado: para cada una de las operaciones de mantenimiento previstas en el manual de uso es posible leer la descripción y ver el número de horas de faltan para la siguiente inspección recomendada. De este modo, con un solo vistazo, es posible tener una visión general del “estado de salud” del robot, sin correr el riesgo de olvidarse de las labores de mantenimiento periódico ordinario.

En las aplicaciones más comunes, el “software de aplicación” es suficiente para gestionar todos los artículos. En particular, se trata de aquellos ciclos de trabajo en los que el robot realiza movimientos parecidos y donde cambian únicamente las posiciones inicial y final, junto con algún otro detalle (por ejemplo, la dirección de acercamiento a y salida de la máquina de la que se ocupa el robot).

En estos casos es posible utilizar el robot sin entrar en los datos de programación. Es lo que se conoce como  programación guiada , donde los datos son enviados al robot de manera gráfica e intuitiva.

Sin embargo, otras aplicaciones requieren que el robot siga trayectorias más complejas y distintas, por ejemplo, de un modelo a otro. En tales casos es preferible utilizar el lenguaje de programación nativo del robot para aprovechar todo su potencial en lo que se refiere a las instrucciones de movimiento y lógica. Este tipo de  programación  se denomina “libre”.

Es posible instalar los dos sistemas en el mismo robot y decidir para cada modelo si se prefiere utilizar la estructura predefinida de la programación “guiada” o, por el contrario, tener la libertad de movimiento que da la programación “libre”.